A Mendoza

A Mendoza
 
Al nacer no te ví:
fuiste una meta.
Te busqué entre las piedras.
Te intuí.
 
Y hoy
con mis veleidades de poeta
con mis alas de arena
llego aquí.
 
Me enamoran
 tu afán de ser paqueta
tu oropel provinciano y baladí
porque esconden tu pertinaz alma inquieta.
 
Y te quiero, Mendoza,
lo aprendí.
 
 
                      Graciela Romero
 
 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s